22/08/2016

El aceite de oliva Clos de la Torre llega a Oriente Medio, Filipinas y Singapur

Es la primera vez que este producto de alta gama, se introducirá en los comercios asiáticos

Rabós 22 de agosto de 2016. El aceite de oliva virgen extra Clos de la Torre, producido por Oleícola del Empordà, ha llegado a Oriente Medio. La empresa, ubicada en Rabós mantiene contactos con firmas de Dubai y Doha para exportar este producto y la idea es que se pueda comprar en toda la región asiática. Este aceite de altísima gama también ha comenzado a introducirse en Filipinas y Singapur. "Son mercados que aprecian mucho los productos gourmet y delicatessen" afirma Martí Clos, gerente de Clos de la Torre. Hasta ahora la empresa vendía principalmente en países del norte de Europa, como Dinamarca y el Reino Unido, y en Estados Unidos, mediante la cadena de alimentos de lujo Zingerman s Delicatessen de Michigan. Ahora, están trabajando para exportar también al centro de Europa, a países como Austria y Alemania.

Oleícola del Empordà produce un aceite de gama alta y otro de consumo de proximidad. Además, elaboran olivada de aceitunas verdes y negras, y aceite ecológico. Estos productos van dirigidos a mercados gourmet y delicatessen, tiendas especializadas y establecimientos de restauración. "Los consumidores valoran cada vez más los aceites de calidad porque son exquisitos y aportan a cualquier plato, crudo o cocinado, unos aromas y sabores únicos", destaca Martín Clos.
 
El aceite Clos de la Torre está producido exclusivamente con la cosecha de aceitunas de las fincas de la empresa situadas en Garriguella, Rabós d'Empordà, Espolla y Peralada para tener la absoluta garantía de que son de la máxima calidad.

El aceite de oliva virgen extra Clos de la Torre, muy frutado y con un gran equilibrio, y muy rico en aromas y gustos, se elabora con tres variedades de aceituna: la argudell, (autóctona del Empordà), la picual (de origen andaluz) y la Frantoio (autóctona de la Toscana italiana). Y se envasa en botellas de vidrio oscuro y latas metálicas para protegerlo de la luz.

La empresa, propiedad de una de las familias de más tradición oleícola del Empordà, inició su trayectoria moderna hace veinte años; su gerente representa la cuarta generación. En 2011 se construyó una bodega en Rabós, unas instalaciones que permiten elaborar el producto de forma artesanal y con las máximas garantías de calidad. La empresa tiene cuatro empleados y facturó el pasado ejercicio más de 220.000 euros.
 
Un aceite muy premiado

El aceite de oliva virgen extra Clos de la Torre acumula un gran número de premios y reconocimientos. Este año ha conseguido de nuevo el Prestige Gold, uno de los máximos galardones en el concurso internacional TerraOlivo 2016, en Jerusalén (Israel), que por sexto año consecutivo lo sigue manteniendo entre los mejores aceites del mundo. Este aceite de altísima gama, muy frutado y con un gran equilibrio, ha obtenido este premio en el Congreso TerraOlivo, con más de 400 productores participantes provenientes de todo el mundo.

Clos de la Torre también ha conseguido este 2016 la Medalla de Plata en el "Concours International des Huiles de Olive du Monde Les Olivalies", en Cannes (Francia). El concurso francés Les Olivalies está organizado por La Unió des Œnologues de France y su objetivo es poner de relieve la complementariedad existente entre el cultivo de la vid y el olivo y reconocer a aquellos aceites de oliva con un alto nivel de calidad, que se aproximan a la expresión gustativa óptima de su categoría. Este concurso, a pesar de ser uno de los de más reciente creación de los que existen a nivel internacional, está teniendo muy buena acogida y recibe numerosas muestras de aceite de oliva virgen extra de diferentes países productores.

Los premios de este año se suman a los recibidos anteriormente en otros países como Italia, Argentina o Estados Unidos.

El gerente de la empresa, Martí Clos, destaca que "estos galardones tienen una doble función: por un lado, introducirnos cada vez más en los mercados internacionales y, por el otro, nos estimulan a continuar haciendo el trabajo bien hecho ".